Páginas vistas en total

miércoles, 8 de octubre de 2008

Días extraños...

Han sido días muy extraños...

Hace tiempo dejé de actualizar mi blog, pero nunca lo olvidé. Han pasado muchas cosas en mi vida, no todo agradable, pero tampoco todo tan malo. Y algunas que nunca pensé en experimentar.

No pienso abandonar este blog, quizás cambie la dinámica, pero definitivamente no renunciaré a este blog, al cual considero.... terapéutico.

Mientras me vienen ideas de lo futuro, dejo aquí mi contribución para un concurso de fan fiction en el Foro Comicastle.

Aunque siempre he sido un fan DC, no puedo negar que Marvel ha crecido gracias a la calidad de sus historias, que en comparación con las de DC parecen un poco más "realistas", si es que esta apreciación vale en un medio como este, aunque las historias de DC me parece que tienen más "corazón". Espero poder transmitir lo que digo. Y bueno, en ambas editoriales hay personajes e historias de relleno.

Daredevil siempre me ha parecido uno de los mejores personajes de Marvel, junto con Spider-Man, los X-Men, Hulk y Capitán América, y bueno, todos los demás que logran su cometido en menor grado.

En fin... este es mi acercamiento a Daredevil. Espero que les guste.



La Confesión del Diablo.
Deus Ex Machina

-Ave María Purísima.
-Sin pe... pecado... concebida... Bendígame padre, ugh... porque he pecado. Hace... Mucho tiempo de mi última confesión. Hace... tanto tiempo.
-Dime hijo, ¿de que forma has pecado? El amor de Dios es tan grande que estoy seguro de que no importa cuánto tiempo haya pasado, Él estará contento de recibirte de regreso, como al hijo pródigo.
-Yo no soy Su hijo pródigo, nunca me he sentido así. Siento que la vez que me alejé de Él, fue para siempre. No puedo ser Su hijo después de todo lo que he pecado... De todo lo que he hecho.
-¿Qué has hecho que sea tan grave como para no merecer el perdón de Dios?
-He matado padre, he matado en el nombre del amor, en el nombre de la venganza. Maté a un hombre... y disfruté cada segundo de su agonía. Sentía que cada vez que él gritaba, ella, Karen, me agradecía con un beso, con una caricia, que vengara su muerte. El desgraciado me la quitó, Padre, el hijo de puta... me la quitó. Me la quitó para siempre.
-Tranquilízate hijo, por favor. ¿Me dices que has matado a alguien?
-Si padre, y esta es su sangre. Esta es su maldita sangre. ¿Cómo me va a perdonar Dios después de esto? Aunque lo haya hecho por amor, ¿Perdonará que haya disfrutado la venganza?
-Él perdona hijo, pero... ¿Matar? ¿Por qué buscar la venganza? ¿Crees que vengarte la traerá de vuelta? ¿Karen? ¿No crees que podías haber hecho algo mejor de tí en lugar de convertirte en algo como un... asesino?
-Je... Suena usted como mi papá. Si él, ugh, me viera, estaría tan avergonzado de mí. Traté, Padre, de hacer las cosas bien, traté de ser un hombre de provecho, de hacer algo bueno con estos... dones que recibí de Dios, o del Diablo, en verdad, no sé si estó fue una maldición. Traté de salvar a la gente, pero solo traje maldición para ellos, para todos a los que amaba. Y al final me he quedado solo.
-¿Dones? ¿Quién eres? ¿Por qué te quejas? Voy a salir del confesionario hijo, necesito verte. ¡Dios mío! ¡Eres...! ¡Eres él!
-Sabe Padre... Nunca hubiera entrado a la iglesia vestido así. Siempre he venido como Matt, no como en lo que me convertí. Este terreno es sagrado, ¿no es así? El Diablo no debería estar aquí.
-Hijo, así como un hospital está lleno de gente herida y enferma, la iglesia está llena de pecadores, no de santos.
-Entonces Padre, ayúdeme a quitarme esta máscara. Ya no la necesito.
-Déjame ayudarte... listo. Hijo, tus ojos. ¿Qué le sucedió a tus ojos?
-Soy ciego desde niño Padre. Hace tanto tiempo de eso. A veces, ugh, creo que nunca ví. Me parece que siempre he vivido en esta oscuridad. Los "dones" son los que me han ayudado a hacer lo que no todos pueden, mis sentidos, una larga historia que no merece ser contada.
-¿Y así has ayudado a tanta gente? ¡Tengo feligreses que han venido a contarme cómo les has salvado la vida! ¡Muchísima gente! ¡Ancianos y niños! ¡Gente de todas las edades! ¡Mi hermano inclusive! ¡Todos te deben su vida! ¡Esos dones te los dió Dios! ¡No el Diablo! Matt, tú no eres el Diablo, eres un ángel, un ángel disfrazado de demonio. ¿Por qué elegiste este atuendo?
-Otra larga historia Padre.
-Tu sentido de culpabilidad, hijo. Te sientes culpable por lo que haces. Te vistes de demonio aunque eres de Dios. Pero no tienes porque sentirte así. Tú no eres lo que traes por fuera, si no lo que tienes aquí adentro, en tu corazón. Espera, ¿qué es esto? ¡Sangre! ¡Hijo, estás sangrando! ¡Creía que la sangre que decías era de quien habías matado!
-Supongo que esto no podía terminar de otra manera, mi sangre mezclada con la de un asesino. Bullseye, juntos hasta el final.
-Matt, nuestro Señor murió entre asesinos para salvarnos a todos.
-Padre... Sé que no voy a salir de su iglesia. Pero no quiero morir como un pobre diablo. Necesito, argh, el perdón de Dios.
-Matt, Dios conoce lo que hay en tu corazón mejor que tú mismo. Dios te ha perdonado.
-Gracias Padre. Ya, ugh, sólo necesito creerlo.
-Créelo hijo, haz ese perdón tuyo.
-Los sonidos se están apagando Padre. Ya no escucho las sirenas de las patrullas ni el llanto de ese niño en el edificio de enfrente cuando llegué, ni el latido de su corazón Padre, ya no huelo su loción para el cabello ni la tierra humeda del jardín trasero. Y parece que veo una cruz... Y ese perfume... no puede ser... ese perfume. Dios mío... Padre, ¿Lo huele?
-De que hablas hijo, no huelo nada.
-Es ella Padre. Es Karen. Ha venido por mí. La escucho, escucho sus pasos. Nunca olvidé su sonido al caminar. Y su perfume... es ella Padre. Es ella... Oh Dios mío. La puedo ver Padre, yo que he sido un ciego toda mi vida la puedo ver. Me está saludando Padre, está agitando su mano. Hola mi amor. Viene corriendo hacia mí. Viene corriendo por mí Padre. Aquí viene, ya está aquí, conmigo. Hola mi amor, no sabes como te extrañe. Abrázame y no me sueltes nunca. Así mi amor. Gracias Dios. Karen, gracias por venir por mí.
-¿Matt? Oh Matt... Dios te bendiga.